Mimando al consumidor, la distribución debe ponerse las pilas