Vamos con móviles de última generación y seguimos comprando stands “a la vieja usanza”